Aprender a Amar la Cuaresma

ImageMis hermanos y hermanas en Jesucristo, los invito a este santo tiempo de Cuaresma con esta confesión incómoda: Nunca me ha gustado la Cuaresma. Sé que muchos de ustedes consideran este el más sagrado de las temporadas del año de la Iglesia, y realmente disfruto de ella. Es importante reconocer también que algunos de nosotros entramos con un poco de resistencia.

Me apresuro a añadir que no me resisto a un examen de conciencia, o una actitud penitente, o mi dependencia en el perdón y la gracia de Dios. Por el contrario, en mi diario de vida de oración franciscana, examino mi conciencia todos los días, y busco la reconciliación con Dios y con los demás como una práctica espiritual. Esta práctica religiosa de marcar la frente con las cenizas el Miércoles de Ceniza es también muy franciscana. Francisco de Asis utilizó una cruz Tau (una cruz en forma de T) como símbolo de penitencia. La cruz de Tau se refiere el versículo bíblico Ezequiel capítulo 9, versículo 4: “. Ir a través de Jerusalén y poner un TAU en la frente de los que lloran y se lamentan por todas las abominaciones que se cometen en la ciudad.” Así que una franciscana debe amar a la Cuaresma, ¿no?

Mi resistencia a la Cuaresma en el pasado ha llegado a partir de tres fuentes. En primer lugar, me opuse a la música triste y la falta de Aleluyas. A menudo me he sentido: “¿Por qué tenemos que fabricar tristeza en nuestra vida de la iglesia? ¿No hay suficiente sufrimiento en el mundo?”

En segundo lugar, me opuse a la naturaleza obligatoria de la temporada penitencial. Sí, es nuestro trabajo como cristianos lamentar nuestros pecados y buscar el perdón de Dios y de los demás. Pero no es este un esfuerzo en curso? Y no tenemos que entrar en esa práctica espiritual y de ánimo cuando el Espíritu Santo y nuestra conciencia nos llevan?

Y, por último, he tenido problemas para concentrarse en el sufrimiento físico de Jesús en la cruz. Para aquellos de nosotros que estamos en sintonía con el sufrimiento de los demás, puede ser difícil de contemplar en oración la tortura y muerte de nadie. Especialmente el Hombre Divino, Jesucristo.

Sin embargo, he llegado a apreciar el don de la Cuaresma. He llegado a esperar sorpresas e ideas–todas buenas–cuando me sumerjo en la Cuaresma. Prescribimos un tiempo de oración y ayuno para dirigir nuestra atención hacia Dios, para reparar las brechas en nuestras vidas, y para hacernos conscientes de la eterna misericordia de Dios hacia nosotros.

Y he llegado a apreciar que lo hacemos intencionalmente como una comunidad, no solo. La obra de arrepentimiento siempre puede seguir en el corazón humano individual, pero un esfuerzo comunal tiene otro sentido para él: ganamos un sentido de unión en efecto por hacerlo juntos. La Cuaresma es una oportunidad para hacerse mutualmente responsables en este tiempo de la reconciliación. Es un tiempo para comprometerse con una lucha compartida y un camino espiritual compartida.

Al entrar en esta temporada, es importante tener en cuenta las advertencias de nuestras lecturas de hoy acerca de la falsa piedad. En el pasaje de Isaías, Dios nos da conferencias primero para evitar seguir las reglas religiosas para impresionar a los demás. Él desea buscar y ofrecer verdadera curación y la reconciliación en nuestra sociedad y nuestras vidas personales.

Cuando la gente le preguntaba la Madre Teresa en cómo podríamos lograr la paz en los conflictos mundiales, ella siempre respondió que la paz comienza en casa. En la mesa del desayuno. En el patio del colegio. En el trabajo. En la iglesia. Como escribe Isaías, comienza cuando dejamos de señalar con el dedo unos a otros, cuando dejamos de hablar mal. Qué tan bien Isaías conocía los peligros del chisme y la falta de honradez.

En el pasaje del Evangelio de hoy, Jesús nos recuerda que el verdadero trabajo de la penitencia y de la reconciliación está en silencio. Esta segreto. Está detrás de las escenas, a menudo profundo de nosotros. Y es lento. Lleva su tiempo. Es probable que haya algunos fracasos y momentos difíciles antes de que haya éxito. Y después de el éxito, no habrá trompetas, sin fanfarria, sin aplausos. No hay un Oscar al Mejor Acto de Reconciliación. Simplemente no funciona así.

La reconciliación no es una marcha de victoria, al menos no todavía. A veces, puede sentirse como caminar lentamente por el barro. En algunas de las áreas de nuestra vida en la que buscamos la paz, puede parecer que estamos haciendo ningún progreso. Nos estamos hundiendo en el barro, y los mismos viejos conflictos resurgir.

La Cuaresma es una oportunidad a hundirse en el fango y reducir la velocidad. Para tomar intencionalmente nuestro tiempo, y para examinar nuestras vidas. Está bien estar en el barro porque esa porquería que nos encontramos viene de la lluvia refrescante de Dios. Dios nos envía gracia que es como una lluvia de primavera. Como escribe el Isaías poética, “Serás como un jardin bien regado, como un manantial al que no le falta el agua.”

Esta lluvia de Dios penetra en los lugares secos y duros en nuestros corazones. Abunda en las incidentes rotas y agrietadas de nuestra vida. Recuerde que la tormenta que tuvimos este fin de semana pasado. La gracia de Dios es como la tormenta. Se va a crear el barro, y vamos a ver las piscinas de barro, donde es posible que no hayamos visto antes. Se puede sentir sucio. Puede agitar las lombrices de tierra. En última instancia, sin embargo, este barro es bueno porque ayuda a una nueva vida a florecer. Esos gusanos que se arrastran en el fango puede parecer desagradable. Sin embargo, ellos cultivan la tierra y fertilizan con sus excrementos. Y así es como crece nueva vida. Desde el excremento del gusano.

La nueva vida también surge de actos radicales de amor, como el sacrificio de Cristo en la cruz por nosotros. Al contemplar la cruz tan intensamente esta temporada de Cuaresma, es importante recordar que Jesús aceptó la muerte como un signo de amor y humildad, y en última instancia la liberación. La reconciliación en nuestras relaciones personales puede ser muy liberador.

Este es el trabajo espiritual a la que nos invita la Cuaresma : mirar profundamente en las fuentes de nuestro ser por el amor y la humildad que señala la presencia de Cristo en nosotros. Para dejar de lado nuestro orgullo, nuestra necesidad de tener razón, de tener éxito, para ganar. En algunos casos, si hemos sido maltratados por otros, la reconciliación comienza cuando nos encontramos con el coraje de enfrentar a los que nos han herido. Necesitamos reconstruir nuestro propio ser.

Este trabajo pasa muy por debajo de la superficie de nuestras vidas, donde Cristo mora en nosotros. Tenemos que aprovechar este momento en la Cuaresma para examinar lo más profundo de nuestros corazones. Tenemos que permitir que la gracia de Dios se filtre en nosotros y nos renueva.

Amen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s