Sermón: Jesús es nuestro Gatorade

Predicado a la Iglesia Todos los Santos el 17 de noviembre, 2013

Mis amigos y amigas in Jesucristo:

ImageHace seis años, corrí mi primer maratón – el Maratón Internacional de California en Sacramento. No sabía si era capaz de correr un maratón, así que tomé una clase de entrenamiento para prepararme. Uno de los entrenadores había corrido el maratón de mujeres en los Juegos Olímpicos, así que tuve mucha fe en ella. Yo había seguido la mayoría de sus consejos para prepararme, y el día de la carrera, yo me sentía en buena forma. Por ejemplo, explicó cómo debía mezclar tandas largas de 15 a 18 millas con tandas cortas, carreras rápidas y sesiones de entrenamiento en las colinas.

También me dijo que era importante consumir agua y azúcar durante la carrera, para que no me quedara sin energía en la carrera. Ustedes probablemente han visto los vídeos de maratones y las mesas con vasos de Gatorade a lo largo del lado de la carretera. Esos pequeños sorbos de líquido dulce son muy importantes para los corredores de distancia. Probablemente podría tomar más sorbos de Gatorade en el camino, pero realmente no me gusta el sabor del mismo.

Para el día del maratón nuestra entrenadora dijo que nos iba a buscar entre la milla 22 o 23 para ver cómo estaba nuestra condición. En el momento en que llegué a las 22 millas, vi a mi entrenadora. Me preguntó cómo me sentía, y yo le dije que me sentía horrible. Creo que dije, “Me estoy muriendo!” Me dolían las piernas, me dolían los pies, y me sentí un poco mareada. Le dije que había tratado de caminar un poco, pero eso no hizo que me sientiera mejor.

¿Saben cuál fue su consejo? Ella me dijo: “Corre más rápido!” Más rápido? ¿Estaba loca?

Le pregunté: “¿Por qué más rápido?”

Ella me preguntó, “¿Has comido suficiente azúcar?”

Y le dije que sí, aunque en secreto me preguntaba si realmente había bebido suficiente Gatorade.

Ella dijo: “Te ves bien. Corre más rápido.”

Así que lo hice. Corrí un poco más rápido, y terminé el maratón. No creo que yo lo podría haber hecho sin mi entrenadora. La segunda vez que corrí un maratón, seguí todos los consejos de mi entrenadora, y corrí más rápido y con menos dificultad.

Naturalmente, me siento atraída por las referencias en la Biblia a la carrera que Dios ha puesto delante de nosotros, en particular, me gustan las menciones de la resistencia en la Biblia. En el evangelio de hoy, por ejemplo, Jesús dice, básicamente, no importa qué sucedan cosas horribles, “no se perderá ni un cabello de su cabeza. ¡Manténganse firmes, para poder salvarse!” Es decir, corre mas rápido.

En mi vida, Jesús es mi entrenador definitivo. Sin Jesús, habría cometido mucho más errores en la vida. Sin Jesús, me hubiese entregado al odio o a la violencia a veces. Sin Jesús, hubiese dejado que el mundo me convenciera de que la arrogancia y el orgullo y la competencia son las claves para la supervivencia. Sin Jesús, hubiera creído cuando el mundo me decía que el dinero y el poder son las cosas más importantes en la vida. Es Jesús el que me da la fuerza para soportar las dificultades de la vida. Él es mi entrenador.

Por supuesto, espero que tengan en cuenta a Jesús es su entrenador definitivo, también. Él es la voz de la sabiduría. Y es más que eso. Él es la sabiduría misma. Él es la revelación de Dios.

Y ¿Cómo sabemos esto? Lo sabemos por la Biblia. También podemos tener experiencias personales, encuentros místicos con Jesucristo que son las fuentes de la revelación para nosotros. Pero tipicamente, encontramos a Jesús como Dios en la Biblia. Por esta razón, Thomas Cranmer, el arzobispo de Canterbury, escribió esta hermosa colecta que escuchamos hoy. Es una colecta muy famosa: “Bendito Señor, tú que inspiraste las Sagradas Escrituras para nuestra enseñanza: Concede que de tal manera las oigamos, las leamos, las consideremos, las aprendamos e interiormente las asimilemos, que podamos abrazar y siempre mantener la esperanza bendita de la vida eterna…”

Tengan en cuenta que tanto Jesús como Thomas Cranmer hablan de resistencia en relación a la salvación o la vida eterna. “¡Manténganse firmes, para poder salvarse!” dice Jesús. “Mantener la esperanza,” dice Thomas Cranmer.

A veces, en nuestras vidas estamos agotados. Nos quedamos sin energía o nos quedamos sin esperanza. En esos momentos, necesitamos un entrenador que nos diga, “Te ves bien. Corre más rápido.”

Sin embargo, si no consultamos a un entrenador, excepto cuando estamos cansados ​​o carentes de esperanza, hemos esperado demasiado. Experimentamos los beneficios de un entrenador cuando tomamos su consejo en todas las etapas de la carrera. Cuando estamos entrenando. Cuando nos sentimos bien. Cuando experimentamos dificultades. Si esperamos a que estemos sufriendo para escuchar a un entrenador, no seremos capaces de absorber sus palabras muy bien. Tenemos que beber estos líquidos dulces en el camino.

Entonces, ¿cómo podemos contratar a Jesús como nuestro entrenador en cada momento de nuestras vidas, no sólo cuando estamos cansados ​​o sin esperanza? Thomas Cranmer tiene la respuesta. Leer la Biblia. No sólo los Evangelios en el que Jesús habla, sino a toda la Biblia. Oirla, leerla, considerarla, aprenderla, y asimilarla.

Para los cristianos progresistas, el estudio de la Biblia parece demasiado primitivo, demasiado obvio, no lo suficientemente sofisticado. Para otros cristianos, el estudio de la Biblia parece demasiado inaccesible. Ellos pueden pensar que es sólo para expertos o personas muy santas. Pero la Biblia es para todo el mundo.

El hecho es que todos estamos corriendo esta carrera espiritual, y todos necesitamos sustento. Necesitamos pequeños trozos de alimento en el camino. Pequeños sorbos de Gatorade en el camino. Necesitamos sentir que nuestro entrenador está corriendo junto a nosotros, alentándonos.

Para mí, la forma más importante de consultar a Jesús como mi entrenador es el estudio de la Biblia. Prefiero leer la Biblia con otras personas para que podamos escuchar, leer, aprender, estudiar y asimilar juntos. Cuando hacemos esto juntos, actuamos como entrenadores los unos a los otros.

Tengo un recuerdo maravilloso de una amiga la noche antes de mi primer maratón. Esta amiga no es una corredora. De hecho, ella no hace ejercicio, y tiene fuertes dolores de espalda. Ella camina con dificultad. Sin embargo, me dio el mejor consejo de la noche. Le confesé que tenía miedo. Que tal vez no podría terminar la carrera, o tal vez me haría daño a mí misma.

Ella me dijo: “Janine, no estás corriendo un maratón. Estás corriendo una milla veintiséis veces. Sólo tienes que correr una milla. Entonces, corre la siguiente milla. Entonces, corre la siguiente milla.” Era un mensaje de resistencia. Ella tenía razón, y su consejo me llevó desde la milla 13, a la milla 14, a la milla 15, a 16 millas. Interiormente lo asimilé, y sus palabras fueron como un entrenador corriendo junto a mí, diciendo: “Te ves bien. Corre más rápido.”

Recibí este maravilloso consejo porque consulté a un grupo de amigos. Esto es lo que el estudio de la Biblia hace por mí, también. No vamos allí para pedir consejo. Vamos allí para aprender juntos. Sin embargo, el resultado es a menudo que nos entrenamos uno al otro.

Me parece interesante que mucha gente me pregunta si tenemos un estudio bíblico aquí en Todos Los Santos. Si Dios se revela plenamente en las Sagradas Escrituras, como muchos teólogos han escrito, entonces tiene sentido que la gente está hambrienta de la Biblia. La gente me pregunta porque una de mis responsabilidades aquí es fomentar la comunidad entre las personas. Ellos parecen entender que el estudio de la Biblia es la puerta de entrada, no sólo a una comunión más profunda con Dios y con Jesucristo, sino también a la comunión más profunda con los demás.

Esta gente también siente que el crecimiento en el conocimiento y en la comunidad sólo ocurre con frecuencia, con atención regular. No podemos aprender nada, a menos que dediquemos a nosotros mismos con resistencia a través del tiempo. Y no podemos lograr cualquier cosa que requiera resistencia en el tiempo a menos que tengamos el sustento y el azúcar en el camino. Espero que seamos capaces de iniciar grupos de estudio bíblico en un futuro próximo.

La comunión con los demás es Gatorade. Las palabras de la Biblia son Gatorade. Jesús es nuestro Gatorade. Beban profundamente y frecuentemente, mis amigos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s